October 01, 2015

Onibaba

Onibaba from the Bakemono Emaki (ばけもの絵巻)
Onibaba from the Bakemono Emaki (ばけもの絵巻) (Photo credit: Wikipedia)



La primera leyenda de este año es la de Onibaba, un demonio japonés. Tiene la apariencia de una mujer vieja y con aspecto de loca, cabellos alborotados y una boca enorme. A veces se la representa con un cuchillo o sentada con un carrete de hilo. Esconde su apariencia demoniaca para crear una sensación de seguridad en sus víctimas visitantes.
Una versión de los origenes de Onibaba involucra a una bebé de una familia adinerada de Kyoto, quien a pesar de tener 5 años y ser sana no hablaba ni emitía sonido alguno. Sus padres preocupados y desesperados, la llevaron donde una adivina que les dijo que la cura era que la niña coma el higado fresco de un feto vivo. La tarea de conseguir el hígado recae sobre la niñera quien tiene una hija de la misma edad y en otras no. La búsqueda es infructuosa, pues que madre entregaría a su bebé aun no nacido y la niñera se oculta en una cueva en Adachigahara a esperar que pase una viajera embarazada sola. En las leyendas donde tiene una hija, ella le había dejado un omamori o amuleto para protección y la mujer embarazada que pasa resulta ser su hija lo que descubre por el amuleto y esto la vuelve loca convirtiéndose en un yōkai que ataca a quienes pasan cerca de su cueva para comerse su carne.
Otra variante de la leyenda cuenta que Onibaba se originó en la época de las guerras feudales cuando dos mujeres (una vieja y una joven) asesinaban y robaban a los viajeros que pasaban por su casa. La menor se enamora de uno de los viajeros por lo que rehusó matarlo y la mayor preocupada de perder a su compañera, se puso una máscara de Oni y se hizo pasar por un demonio ante su amiga para ordenarle que matase a su enamorado. Aterrada la chica obedeció. Pero su compañera, al querer quitarse la máscara descubrió que no podía y recurrió a un martillo para quitársela pero luego de los golpes que tomo retirar la máscara, ella estaba tan desfigurada que parecía un demonio.

No comments: