October 22, 2009

Carmilla


Carmilla fue una de las primeras historias de vampiros en ser escritas, siendo la precursora de muchas obras de éxito, uno de esos casos es Drácula de Bram Stoker quien se basó en muchas características de Sheridan Le Fanu para escribir su obra. Esto es resaltado en el encuentro de Jonathan Harker con las vampiresas del castillo.
Casi todos los relatos de vampiros tienen la estructura básica de Carmilla, empezando por la parte de "ataque" pasando a "muerte – resurrección" por parte del vampiro, y finalmente a la parte de "caza – destrucción" donde la criatura es perseguida para destruirla.
Le Fanu se basó en la legendaria historia real de la hermosa Condesa Elizabeth Bathory (La Condesa Sangrienta) para crear a la bellísima Carmilla (Condesa Mircalla), cosas como la descripción fisica de Carmilla, el oscuro carruaje en donde ella pasea por la noche para seducir a sus víctimas, su Tutora (Madre o Tia) muy parecida a Dorotoya Csentens (Darbula) o que Mircalla fuera la última de su dinastía maldita son ejemplos evidentes y similares entre historia real y literaria. No hace falta mencionar que el lesbianismo o bisexualidad de los personajes real y ficticio o la aparición del gato en ambos casos, ya que se decía que en el Castillo de Elizabeth Bathory había un ejército de diabólicos gatos negros, gatos que ella conjuraba y también, según se cuenta, adquiría la forma de estos para atacar. Carmilla se transforma en gato nocturno para atacar. Hay que hacer hincapié en el aspecto físico del personaje de la realidad y literario: Dama perteneciente a la alta nobleza, muy alta y con un elegante porte que roza la melancolía, pelo exquisitamente largo y negro, ojos felinos grandes llenos de misterio y muy negros, boca roja sensual y menuda, manos largas como agujas y piel blanca.
"Carmilla" se publicó originalmente como un cuento corto en una colección titulada In A Glass Darkly en 1872. La historia tenía lugar en la rural Styria, donde Laura, la heroína y narradora, vivía. Su padre, un funcionario austríaco retirado, había podido comprar un castillo abandonado a buen precio. Carmilla aparece por primera vez en la escena que abre la historia y lo hace metiéndose en la cama de Laura, una niña de 6 años. Laura se durmió en sus brazos hasta que se despertó de repente con la sensación de dos agujas clavándosele en el pecho. Entonces gritó, y la persona que Laura describió como "la dama" se deslizó de la cama hacia el suelo y desapareció, posiblemente debajo de la cama. Su niñera y el ama de llaves entraron en la habitación al oir sus gritos, pero no encontraron a nadie ni marca alguna en el pecho de Laura.

Carmilla reapareció cuando Laura tenía 19 años. El carruaje en que Carmilla viajaba tuvo un accidente enfrente del castillo. La madre de Carmilla, a la que le urgía llegar a su destino, dejó Carmilla en el castillo para que se recuperara del accidente. Cuando Laura por fin conoció a su nueva invitada, inmediatamente reconoció a Carmilla como la misma persona que la había visitado doce años antes. Así, la vampira estaba libre para cazar a Laura. Poco a poco su identidad fue descubriéndose. Comenzó a visitar a Laura con la forma de un gato y la de un fantasma. Además, a Laura no se le pasó por alto que Carmilla era exactamente igual que el retrato de 1698 de la Condesa Mircalla Karnstein. Por parte de madre, Laura era descendiente de los Karnstein.

En este punto, un viejo amigo de la familia, el General Spielsdorf, llegó al castillo para dar cuenta de la muerte de su hija. Había ido consumiéndose; su estado no obedecía a ninguna causa natural conocida. Un médico dedujo que había sido víctima de un vampiro. El escéptico General esperó escondido en la habitación de su hija hasta que finalmente atrapó a la vampira, una mujer joven conocida por el nombre de Millarca, en el acto. Intentó matarla con su espada, pero ella escapó finalmente.

Cuando estaba acabando de dar cuenta de los hechos, entró Carrmilla. El General reconoció en ella a Millarca, pero consiguió escapar antes de que pudieran hacer nada. Todos las siguieron hasta el castillo Karnstein a unas tres millas de distancia, donde la encontraron reposando en su tumba. Su cuerpo tenía vida y un leve latido de corazón podía detectarse. El ataúd flotaba en sangre fresca. Entonces le clavaron una estaca que le atravesó el corazón, a lo cual Carmilla reaccionó con una "grito punzante". Acabaron su horripilante tarea cortándole la cabeza, quemando el cuerpo, y esparciendo las cenizas.

Se puede ver en el cuento de Le Fanu, que más tarde leería Bram Stoker, la evolución del mito del vampiro y su desarrollo hasta ese momento. Una persona se convertía en vampiro después de haberse suicidado o inmediatamente después de morir si habían sido mordidos por un vampiro en vida. La última fue la causa en el caso de Carmilla. Le Fanu entendía el vampiro como un muerto que regresa, no como un espíritu demoníaco. El vampiro que había regresado tenía una tendencia a atacar a la familia y a los seres queridos, en este caso, un descendiente, y estaba de alguna manera confinado geográficamente al área que rodeaba su tumba. Mientras que algo pálido de complexión, el vampiro era muy capaz de encajar en sociedad sin levantar sospechas. El vampiro tenía dos colmillos como agujas, pero estos no eran visibles la mayor parte del tiempo. Los mordiscos solían ser en el cuello o en el pecho.

Carmilla tenía hábitos nocturnos, pero no estaba limitada a moverse en la oscuridad. Tenía una fuerza sobrehumana y era capaz de adoptar diferentes formas, sobre todo de animales. Su transformación favorita era en gato, más incluso que en lobo o vampiro. Por supuesto, dormía en un ataúd.

Igual que después en Dracula, un simple mordisco del vampiro ni convertía a las víctimas en vampiros ni las mataba. El vampiro se alimentaba de la víctima durante un tiempo haciendo que ésta se fuera consumiendo poco a poco. Así, la víctima saciaba por un lado la necesidad diaria de sangre que tenía el vampiro y, por otro, la fascinación de éste por una persona en particular a la cual elegía como su víctima.

Como muchos han apuntado a la hora de hablar de Carmilla, su fascinación con Laura y con la hija del General, una relación "que recuerda la pasión del amor" tiene más que unos simples matices de lesbianismo. En las historias de terror, en general, los escritores han podido tratar el sexo de maneras que no les habrían sido permitidas en otros campos. Al poco de empezar el cuento, por ejemplo, Carmilla inicia su ataque a Laura rodeándole el cuello con sus "bellos brazos", y con su mejilla roza los labios de Laura, pronunciado en un tono muy suave palabras que insinúan una seducción.
"Carmilla" influiría directamente en la presentación del vampiro que hace Stoker, especialmente en su tratamiento de las vampiras que atacan a Jonathan Harker al poco de comenzar Dracula. De hecho, de las historias de vampiros escritas en Inglaterra en el siglo diecinueve, sólo de "Carmilla" puede decirse que haya tenido alguna influencia directa en Stoker a la hora de escribir Dracula. James L. Campbell, Sr., escribiendo en Supernatural Fiction Writers, dice:

Todos los rituales y tópicos de la fórmula moderna [para una ficción de vampiros] aparecen en "Carmilla", empezando por su diseño formal en tres partes: ataque, muerte - resurrección, y caza - destrucción. También se incluyen la seducción de la víctima por parte del vampiro, la confusión entre sueño y realidad, el intento en vano de explicar hechos sobrenaturales en términos racionales, y los métodos del folklore para reconocer, capturar y matar vampiros.
No se sabe exactamente cuándo Stoker se encuentra con "Carmilla"; sus biógrafos y críticos parece que toman el asunto como una cuestión de fe, basándose en los ecos de la historia que efectivamente se aprecian en Dracula. Los primeros intentos de Stoker en escribir ficción fantástica deben de haber coincidido aproximadamente con la popularidad de Le Fanu a comienzo de la década de 1870. La primera historia de terror de Stoker, un serial en cuatro partes titulado "The Chain of Destiny", se publicó en 1875.

2 comments:

Jesel said...

Hola, se ve que a tí también te encanta demasiado ésta historia como a mi :D, el motivo de mi post es para preguntarte acerca de un hecho en éste cuento que hasta la fecha me ha matado de curiosidad :o...No sé si te acuerdes que la señorita Lafontaine pocos minutos después del accidente del carruaje donde llega Carmilla al castillo, le comenta a Laura que sí notó que había una persona en el carruaje que no bajó y permaneció en él hasta que la supuesta madre de Carmilla rehanuda su viaje???. Me encantaría que alguien puedierá sacarme de ésta incógnita. Se te agradece cualquier información que me pudieras brindar. Saludos ^^

Geovis said...

Hola Jesel, la verdad es que desde hace mucho tiempo me han gustado bastante las historias de vampiros... Te soy sincera, no recuerdo la parte de la historia que mencionas, pero te prometo poner un archivo con el libro, tengo que buscar el archivo que esta en español... En este momento solo tengo a la mano el .epub en inglés